FISIOTERAPIA:

 El camino para recuperarse tras una lesión o para mejorar su capacidad física no tiene por qué estar lleno de obstáculos. Gracias a las técnicas de fisioterapia que ponemos a su disposición y a nuestra actuación, podrá conseguir una recuperación máxima.   

 

Fisioterapia Traumatológica:

Para cualquier dolor o perdida de funcionalidad en el sistema músculo-esquelético provocado por accidentes, caídas, malos hábitos posturales, entre otros, la Fisioterapia dispone de técnicas para conseguir la máxima recuperación funcional posible y prevenir complicaciones actuando sobre el dolor, la inflamación, rigidez articular, afecciones musculares…

Fisioterapia Neurológica:

Tras un ACV (accidente cerebro vascular), o enfermedades como el Parkinson, ELA, etc…la Fisioterapia trabaja con distintas técnicas para mejorar y facilitar las actividades de la vida diaria, reentrenando y enseñando al cuerpo una nueva manera de moverse.

Fisioterapia en Disfunciones del Suelo Pélvico:

Factores como la obesidad, la tos crónica, la práctica deportiva de alto impacto, el embarazo y parto y la menopausia, pueden debilitar el suelo pélvico y provocar trastornos como la incontinencia urinaria. La fisioterapia resulta una solución terapéutica no invasiva y de nulo riesgo para el paciente, que da respuesta a un trastorno de importante incidencia social.

Fisioterapia Deportiva:

La Fisioterapia Deportiva aborda las lesiones sufridas y las previene corrigiendo malos hábitos y dando consejos que permiten aumentar la eficiencia y proteger y preparar el cuerpo para su uso.

Fisioterapia Geriátrica:

A través de la Fisioterapia en este campo, se proporciona calidad de vida a los más mayores, aportándoles la máxima independencia posible.